Camisa desabrochada

Nada dice tan a gritos "egoblogger de pacotilla" como una camisa abrochada hasta el último botón y, si es con una gargantilla llamativa plantada encima... apaga y vámonos. Desde hace un tiempo, distintos medios apuntan una supuesta nueva tendencia que de nueva no tiene nada, la camisa desabrochada; ya en los años 50, los escotes se dejaban entrever bajo las formas masculinas de esta prenda aportando un toque muy femenino. El escote en uve del cuello desabrochado de una blusa o camisa, es más que una tendencia, es un recurso clásico con el que llenar de sex-appeal un sinfín de estilismos. Si buscáis inspiración para vuestros atuendos tanto de invierno como de verano, formales o informales, ¡estáis en el lugar adecuado!


Cada vez son más las mujeres que se atreven a bajar los escotes de sus camisas hasta profundidades de vértigo, algunas incluso prescinden de dar uso a los botones.



Está claro que no todas somos Rihanna y, las que tenemos un pecho voluminoso no podemos permitirnos llegar tan abajo. Con camisas de más cuerpo, abrochando uno o dos botones evitamos riesgos, pero si son camisas vaporosas podemos recurrir a un "bustier" o a una camisola de tirantes como la de Miranda Kerr. La suya puede parecer una solución demasiado arriesgada, pero es bastante genial, con camisolas así, podemos utilizar cinta de doble cara para fijar el escote y que no se escapen las chicas.


En próximas colecciones, vamos a ver cada vez más vestidos camiseros extra largos, estos son ideales para lucir pierna y escote a niveles exagerados, pero sin pasarse exponiendo piel. 



Esta prenda se adapta fácilmente a distintos estilos, si todavía no tenéis ningún vestido camisero, tal vez sea el momento de incluir uno en vuestro armario, le sacaréis mucho partido. En invierno se puede llevar con un jersey de cuello cisne y botas altas, en verano, es ideal sobre un bañador o bikini con sandalias planas, para el entretiempo, con botas de caña baja o zapatillas deportivas y un cárdigan lograréis un "look" original e inesperado.




En las últimas pasarelas, un gran número de firmas apuestan por revivir los años 70, si os gustan los aires retro, la camisa desabrochada será vuestra mejor aliada para armar tanto estilismos sofisticados como relajados.


Eso sí, al igual que entonces, el sujetador no es buena idea, los "looks" setenteros son perfectos para mujeres de poco pecho...


Si tenéis unos senos más bien grandes, podéis inspirar vuestros estilismos en los años cincuenta, las líneas de aquella década, son tan favorecedoras que nunca pasarán de moda. Pensad en Marilyn Monroe o en Sophia Loren, ambas sabían muy bien como desabrochar sus camisas y lucir rabiosamente femeninas y elegantes.


Para sacar el máximo partido a vuestras blusas y camisas, existe un truco infalible, compensar... Si tenéis una blusa ultrafemenina de seda con lazada que resulta de lo más formal, podéis probar a llevarla con el lazo desatado para lograr un estilo desenfadado y, si la combináis con prendas que contrasten como un abrigo recto de lana o unos pantalones de cuero, obtendréis un resultado increíble. De igual modo, una camisa masculina de vestir, os quedará estupenda dándole un aire femenino e informal, ¿cómo? Puños y escote desabrochados, un pañuelo al cuello y labios bien rojos.  


Si pensáis que llevar los últimos botones desabrochados es demasiado provocativo para un "look" profesional, estáis muy equivocadas. ¿Queréis lucir elegantes y dar un aire ligero a vuestro atuendo de oficina? Abrochad la camisa hasta el punto central entre vuestros pechos, subid las mangas justo por encima o por debajo de los codos y dejad vuestro cabello un tanto alborotado, pero sin pasarse.


Otra buena forma de aportar ligereza vuestras prendas de oficina, es usando piezas de líneas formales con telas propias de la ropa casual.


Y, si queréis dar un aire más sofisticado a vuestros "outfits" informales, una camisa de seda es la forma más sencilla de lograrlo.


Botones de más o de menos, ¡esa es la cuestión!
¿Qué preferís?
¿Cómo lleváis vuestras camisas?




CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Muy inspirador este post, me gusta más el estilo de los años 50, ya que no soy de mostrar tanta piel.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, para llevar el look setentero, además de tetas ingrávidas se necesita bastante osadía y un extra de despreocupación. A mí también me encanta el rollo de los 50, me parece súper femenino y elegante.

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top