Sabes que te has enamorado cuando...

En muchas ocasiones no lo sabes si te has enamorado hasta que lo sientes encima, como un bofetón; ¡es así! O por lo menos en mi caso. Resulta que el camino al amor está lleno de dulzura y calor, nada que ver con el lado contrario. Cuando el amor empieza, la vida ya no es la misma, ya no es como la que dejaste la noche anterior, la hora, el minuto o segundo anterior, reposando en la almohada. Despiertas con una sonrisa, suspiras sin control es casi como un nuevo respirar, andas distraído y todas las canciones de amor son la banda sonora de tu vida.




Cada día supera al anterior y se hace eterno el minuto antes a la hora de la cita. Sí, todo es realmente hermoso porque es la antesala al la plenitud del amor, peo no es amor, aún le falta y mucho. Es por eso que decir te amo en los primeros días y semanas es ilógico, solo se está cómodo y satisfecho con lo que se experimenta y, al decirlo, únicamente se busca que de ese modo se certifique que cuanto sentimos durará para siempre. Articulas ese par de palabritas creyendo que es el momento perfecto para hacerlo; un pronombre y un verbo conjugado en presente continuo que encierran una promesa tan inmensa, tan especial y sin embargo la más difícil de cumplir.


Amar es un verbo doloroso o reconfortante dependiendo del tiempo y la conjugación que se use, verán, conjugaciones esperanzadoras son: Te amo, te estoy amando, te amaré. Sin embargo hay otras que son la muerte súbita: Te amé, te he amado, te dejé de amar.

¿Cuándo debe decirse te amo? No hay plena certeza de tiempo, es más una cuestión de sensatez, cosa que no existe al inicio del amor, pero debería. Antes de pronunciar esas palabras, deberíamos pensar en si nos gusta su voz, su modo de expresarse, la sonoridad de su sonrisa, sus movimientos y posturas, sus ideales y filosofías, su estilo de vida... porque es exactamente eso lo que salta a relucir cuando queremos quejarnos de la otra persona, cuando buscamos una excusa o un motivo para terminar.

Volviendo al intermedio, el amor no es complicado de entender sino de vivir, lo endiosamos y creemos que es perfecto, pero resulta que no, es como la grapa que une a dos imperfectos. Hace unos días leí "Somos tan diferentes que corremos el riesgo de enamorarnos" y así es; el romance se mueve mejor en los terrenos más inestables y eso hace que no podamos vivir sin él; es la droga más poderosa y efectiva.

Vale enamorarse, dejarse llevar y probar todos los sabores del amor; resulte mal o bien, es mejor quedarse con lo que fue y no con lo que pudo ser.

Por Isa Agridulce desde Colombia



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top