Mito o realidad: La mujer y el deporte

Se dice que las mujeres amantes del deporte son un grupo de chicas de apariencia fuertemente masculina o son aquellas bombas sexys que colocan las medallas al ganador. ¿Será Cierto?



Ver una mujer hablar de deportes, para muchos, es algo muy poco frecuente, pensamiento acertado pues la participación de las mujeres en el deporte ha sido muy desatendida, inclusive desde los estudios de género. En cuestión de deportes, siempre ha existido una desigualdad de género muy marcada ante una sociedad que alaba la fortaleza y capacidad masculinas ante la presumida debilidad del cuerpo femenino; la distinción de género es tan marcada y profunda que en el mundo deportivo ha llegado a abarcar desde quien ejecuta la acción deportiva hasta las labores que se relacionan con los deportes mismos, como los equipos técnicos, directivos e incluso grupos de transmisión y corresponsalías periodísticas.

No obstante, la mujer promedio se ve tocada por este flagelo cuasi discriminatorio en su rutina diaria ya que cuando una mujer conoce de un tema deportivo el impacto en los hombres suele ir desde sorpresa o desestimación, hasta la atracción directa. Una dama que opine de deportes es ante los ojos de ciertos hombres una invasora de su espacio, territorio que han cultivado por años; cualquier cosa que “ellos” escuchen venida de la boca de una mujer no la sienten veraz y la encuentran un tanto viciada, en su mayoría por la diferencia contextual que puede existir entre la mujer femenina y el hombre varonil.

No podemos descartar el hecho de que existan chicas que buscan la palabra “penalti” en un diccionario de la RAE, o las chicas que pasaron de ser inconversas del deporte a ser eruditas totales por impresionar al hombre que les derrite el alma con caramelos (y demás); por supuesto, esto no descalifica a ese creciente número de mujeres que se han apasionado por el deporte y por la actividad deportiva; aquel gran grupo de chicas que ven un partido de fútbol y de verdad lo entienden, que definen su afición con la base real del disfrute y no porque “Cristiano Ronaldo es un papito bello”. Al final los hombres también tienen sus porristas preferidas (sí, todas sabemos que aman sus piruetas).

Independientemente de esta sociedad que incluye el deporte dentro de las llamadas “cosas de hombres”, aquel monopolio que ha existido en la actividad deportiva ha decrecido, no sólo por el aumento de las mujeres “hinchas” sino que también por el aumento de mujeres deportistas, mujeres periodistas deportivas, mujeres entrenadoras; también podemos resaltar el desempeño de “las chicas” en mundo del fútbol, como la Selección Sub 17 Femenina de Venezuela, que hace un par de años encontró acomodo entre las 4 mejores selecciones a nivel mundial de esta categoría, una instancia que por las categorías masculinas en Venezuela jamás ha sido alcanzada.

Sin duda alguna está acabando ese monopolio masculino dentro del deporte mundial, y cada día las amantes del deporte somos más numerosas.

¿Eres una de las nuestras?



CONVERSATION

1 ya son Blogger@s:

  1. creo que está mal el encabezado y la foto porque habla de deportes cuando en realidad tu te refieres específicamente al futbol

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top