5 lecciones que nos dejó Mad Men

Hace unas semanas terminó la serie del mundo publicitario, de los martinis, whiskyes, peinados de época y Don Draper, el ícono de Mad Men que todo hombre debería seguir. Pero ahora que la serie acabó (con uno de los finales más buenos que he visto este último tiempo), es necesario recapitular lo aprendido y rendirle un homenaje a una serie que muchas veces parecía una oda al hombre fatal que todas quisimos en su momento. Estas son las lecciones (con suaves spoilers) que nos dejó Mad Men.




1.- El arte de la publicidad: El eje principal de Mad Men era la publicidad, horas en la oficina, bosquejos y el proceso creativo para levantar marcas tan icónicas presentes en la actualidad como Lucky Strike, Avon, Kodak y Chevrolet. La serie nos dio un vistazo del iceberg que implica el Advertising, transformó lo que hoy en día está tan mal visto en una obra de arte. El homenaje a esta profesión termina con broche de oro, la campaña publicitaria de 1971 de Coca-Cola, uno de los comerciales más importantes del mundo de la Publicidad.



2.- Peggy Olson: O de cómo sobrevivir -y ganar- en un mundo de hombres. Probablemente este personaje sea uno de los más rupturistas y feministas que pueda existir en el mundo de las series. Imposible no sentirse identificada en algún momento con Peggy: los amores imposibles, la frustración por sobresalir en el ámbito profesional, demostrarse a sí misma lo que valía y finalmente rendirse ante los encantos del amor. Todos somos Peggy Olson.



3.- No subestimar a los niños: Sally Draper, la hija de Don Draper es quizás uno de los personajes más maduros de la serie. Tener que enfrentarse a una relación intermitente con Don, el odio-amor que tenía con Betty, su madre y un sinfín de situaciones que vivió desde niña la convirtieron en una mini heroína, a tal punto que se especula que podría haber una secuela de la serie que se trate de Sally como protagonista.



4.- Buscar nuestro yo interior: Una de las constantes que rondaba en la serie era la división que tenía Don Draper con su vida, ese vacío existencial que tanto lo deprimía y lo hacía el Don Draper que amamos y odiamos a lo largo de las 7 temporadas que duró la serie, ese vacío existencial que sospechamos que llenó o comenzó a encontrar con el último plano de la serie, lo lograste Don.



5.- Almas gemelas: La relación que tuvo Don Draper con Peggy Olson es quizás la muestra pura que las almas gemelas no siempre están donde suelen buscarse, en las relaciones de pareja. Don tuvo a centenares de mujeres a lo largo de la serie y sin embargo con ninguna se sintió tan entendido e identificado como con Peggy, ambos fueron más que compañeros de trabajo, fueron amigos, maestro-alumna, compañeros de crimen y testigo. Cómo extrañaremos esas conversaciones de noche con alcohol y un poco de melancolía.




CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top