¿Todavía no ves The Leftovers?


Una mañana cualquiera el 2% de la población del mundo se desvanece y los que quedan —del inglés leftovers— se encuentran paralizados, sin respuesta alguna. Las especulaciones en torno a la causa de esta masiva desaparición adquieren tonos religiosos —el rapto o arrebatamiento de la iglesia— y a veces científicos, pero lo cierto es que nadie tiene una explicación. Esta serie de HBO, estrenada en 2014 y actualmente en su segunda temporada, ha conseguido devolver a la televisión la clase de misterio que no veíamos desde LOST (2004) —y que con suerte entregará un final mucho más satisfactorio.


Kevin Garvey (Justin Theroux) es un policía en Mapleton, Nueva York, cuya vida cambia por completo cuando su esposa, Laurie Garvey (Amy Brenneman), decide unirse a The Guilty Remnant, un culto religioso dedicado a recordar la vida de los desaparecidos por medio de un voto de silencio y el uso permanente de ropa blanca. Las motivaciones del culto parecen ser “evitar que la gente olvide lo sucedido el 14 de octubre”, sin embargo, nadie jamás explica por qué para recordar a las víctimas es necesario vestirse como comercial de OMO y fumar en silencio frente a aquellos que prefieren olvidar y seguir con sus vidas.



The Leftovers es confusa porque mezcla lo divino con lo científico y lo psicológico con lo físico. La segunda temporada ya está por terminar y aún no sabemos nada respecto a las causas de la desaparición ni sobre las verdaderas motivaciones de los personajes. La sanidad mental de algunos de ellos se pone en cuestión a fines de la primera temporada —y curiosamente los que parecían más locos ahora comienzan a tener sentido. Personas se esfuman todos los días en la vida real, sin embargo, en The Leftovers cada desaparición es potencialmente un nuevo 14 de octubre, y esa tensión se ha mantenido en cada capítulo desde el piloto hace más de un año.

Este tipo de series usualmente decepcionan en su última temporada, cuando la audiencia espera una respuesta a todas sus preguntas y los guionistas no consiguen entregar un final satisfactorio —como ocurrió con LOST— pero, si bien es probable que esto se repita con The Leftovers, por el momento puedo decir que esta es una de las mejores series en su categoría. Si ya la viste y necesitas algo con que rellenar tu semana en espera del próximo capítulo, una serie de estilo similar es la original de Netflix —y el regreso con honores de los Wachowski— Sense8, también muy recomendable aunque un poco más emotiva (por no decir cursi).

Aquí les dejo el trailer de la primera temporada:




CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top