Lo que un Baño de Bosque nos puede dar

Llegó el nuevo año y muchos están planificando lo que serán sus vacaciones. No parece novedad que muchos elijan la playa, el campo o el extranjero, pero nadie cuestiona por qué las personas prefieren conectarse con un ambiente más natural durante los días de descanso. ¿Qué nos sucede realmente cuando estamos en contacto con la naturaleza?


Hemos estado meses concentrados en un ambiente urbano, ligado al concreto, desconectados de nuestra propia esencia, la naturaleza. Es frecuente que la gente comience a cansarse, a sentirse estresada y angustiada. El humor cambia y el hecho de imaginarte en contacto con otro ambiente te genera satisfacción. Tal vez lo que necesitas en ese momento, además de días libres fuera del trabajo, es un "Baño de Bosque". 

El término original es SHINRIN-YOKU, acuñado en 1982 en Japón. Hace alusión al hacer contacto con la atmósfera del bosque y adentrarse en ella. El objetivo de esto no es recreacional del todo, sino que mejorar el estado físico y mental de la persona para así aumentar la relajación. Tanta es la importancia que se le ha dado a esto que se han realizado muchos estudios para averiguar qué sucede en las personas cuando se dan este baño, incluso con el interés de generar terapias basadas en esto.

Los resultados de los estudios señalan que el contemplar paisajes forestales reduce los niveles de cortisol (los cuales se asocian a estrés), el ritmo cardíaco, la presión y otros niveles fisiológicos, los cuales se asocian a relajamiento. Además, los niveles bajaron un poco más cuando a los sujetos se les pidió que caminaran por el bosque.

Otro estudio en que a distintos sujetos se les pide que observen fotografías de ambientes naturales, se comprobó un incremento de sus emociones agradables o "positivas" luego de esto. Así podemos ver que no es necesario tener una experiencia tipo Into the Wild para beneficiarte de la naturaleza, sino que el contemplar, el caminar, recorrer, oler, o incluso imaginar, ya podría generar beneficios positivos en la mente y cuerpo.

Si bien los resultados son importantes, parecen razonables al pensar que el ser humano es un animal y su hábitat es la naturaleza. Así, el rodearnos por meses de urbanidad y concreto podría llevarnos a un estado de mayor estrés comparando con otros más verdes.

¿Cómo tomar estos resultados y aplicarlos? Durante tus vacaciones puedes tomar fotografías de paisajes, podría no ser descabellado el contemplar y fotografiar, ya que cuando vuelvas a tu casa, al mirar recordarás y tu cuerpo experimentará los beneficios que se mencionaron. Además, no te quedes en sólo contemplar, sal a caminar, baja del auto y recorre, aunque sea una caminata breve.

¿Qué otra cosa se les ocurre hacer?



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top