El tiempo no cura las heridas, lo haces tú siguiendo estos 2 pasos

Cuando terminamos una relación, le echamos la culpa a él o nos culpamos nosotras mismas, y comenzamos a analizar qué factores contribuyeron a la ruptura. Sea cual sea el caso, ignorar tu dolor emocional por irte a ahogar tus penas en: alcohol, drogas o comportarte sin dignidad, sólo hará que te sientas igual o peor. Al final de la juerga, tu tristeza seguirá atormentándote.

Lo ideal es que enfrentes ese dolor, que extraigas sus enseñanzas, que aprendas de ellas y evites repetir lo que ya sabes que te hace mal. Atiende tu dolor como si te diagnosticaran con cáncer y supieras que tomar chocolate, te ayudará a curarlo. 

El tiempo no cura las heridas, pues antes de cerrarlas, éstas deben desinfectarse y vendarse, para evitar que sangren más. Por eso, antes de la sutura, ¡dale dos tajos a tu problema y atiende la raíz de tu dolor!


PRIMER TAJO: Recoge tus trozos de corazón partido y sutúralos

El duelo es la etapa perfecta para que hagas una introspección, siendo bien honesta contigo misma. Para desintoxicarte con madurez, partamos de la siguiente premisa: ambas partes contribuyeron a la unión, como también al rompimiento de la relación. Tú atrajiste ese hombre a tu vida, pero sus rasgos negativos son un reflejo de lo que está mal en tu interior.

Por lo tanto, déjate guiar por esas características negativas tuyas, que tú misma identifiques en tu introspección, y empieza a "cercenarlas" con las instrucciones del "Segundo Tajo". Sólo así cortarás patrones para no reelegir pareja con actitudes similares a tu ex. Entiende que, si sientes que los hombres "te usan como un objeto", eso es reflejo de cómo te ves a ti misma y lo estás permitiendo inconscientemente.


SEGUNDO TAJO: Haz una incisión a la raíz de tu problema interno

a) Escribe una lista de todo lo que te hizo sufrir en esa relación
b) Anota cada insulto, cada burla o cada momento de: dolor, agresión o indiferencia
c) Lee esa lista tres veces diarias

Cada vez que la releas, tu mente irá ganando fuerza de voluntad. Llegará el día en que te darás cuenta de que ya no lo necesitas. Dejarás de amar a quien no te amó como tú te merecías.


Tasajea todo lo que te impida sentir felicidad
Este proceso es duro y toma tiempo, pero hay que empezar con una pequeña laceración con el fin de penetrar "la oscuridad" para que fluya toda "tu luz". 


"Un día a la vez", mis queridas Lovaholics.

Más de mi en Lovaholic



CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Muy buenos tips, afortunadamente no he tenido perdidas así pero me parece muy coherente lo que expresas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces eres dichosa, @evdani. Es una bendición. Gracias por expresarte y dejarme saber qué te pareció esta entrada. Esperemos que le sirva de ayuda a alguna de nuestras compañeras o a cualquier otra persona en esta necesidad. Un beso.

      Eliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top