Educación tradicional versus desarrollo de talento

Estaba viendo en las noticias los miles de niños que asisten a las escuelas de fútbol y que bajo la mirada de “cazatalentos” aspiran a un puesto en las escuelas propias de los equipos profesionales, para así llegar a convertirse en una estrella del deporte nacional.




Estos niños, en términos generales, cuentan con el apoyo de sus padres y además de la comunidad que los rodean. No sólo eso, sino que cuentan con el apoyo de la mayor parte de la sociedad, que está de acuerdo con que la rigurosidad y disciplina del deporte los ayuda a tener un mejor nivel de vida en cuanto a salud e influencias, desarrollando virtudes como la perseverancia y la constancia. (No pensemos en las excepciones, que sabemos las hay).


Para que estos niños realmente se conviertan en deportistas profesionales, con expectativas reales de que esto les entregue un sustento (en el caso de Alexis, un poco más que sustento, ¿verdad?), deberían dejar el colegio/liceo/escuela. Este es un punto de giro para cualquier vida cotidiana de una familia normal, no solamente por el tema de la educación. Pues porque para que el niño se dedique completamente a esto, la mamá o el papá se convierten en esclavos del fútbol o tenis, o piano, o violín, o xxxx que elija el niño: ir a dejar, ir a buscar, alimentar, comprar, viajar, ir a los partidos, ir a los entrenamientos, apoyo físico, apoyo sicológico, pagar kinesiólogos, pagar equipo e indumentaria…. etc., etc., etc. Además de esto, hay que apoyarlo en los estudios para que así rinda exámenes libres (homeschooling – discúlpenme la siutiquería).

Esto resulta prácticamente imposible para muchos, ya que por lo general los apoderados de la familia trabajan. (Estoy incluyendo el hecho de ser dueña de casa como un trabajo, sobre todo si hay más hermanas(os).

Por otra parte, sin una educación de calidad, pasan muchas otras cosas que son importantes: el desarrollo cognitivo e intelectual de la persona no es lo más esencial, pero sí es una plataforma de construcción de vida, proyección de la carrera, desarrollo de negocios, y muchos otros factores. Ojo, que cuando a Iván Zamorano le preguntaron por esta realidad en el mismo reportaje del que estoy hablando, dijo lo siguiente:

- “el 10% se trata de talento. El 60% se trata de trabajo, y el otro 40% se trata del entrenador”

... Y bueno, queda claro que la educación es importante, ¿no? Pero fuera de bromas, creo que lograr unificar, de manera exitosa, ambas cosas (dedicación al deporte o arte más una óptima educación) es algo casi imposible.



Por mi parte, si tuviera una(un) hija(o) talentosa(o), con real proyección profesional en los deportes o artes, lo sacaría inmediatamente del colegio/escuela/liceo y lo pondría a estudiar/entrenar. Esto lo sé porque me lo dice mi corazón (si sé, otra cosa es con guitarra). En la medida de que yo pueda hacer algo así, lo haría sin pensarlo dos veces. Y si lo hubieran hecho conmigo, en este minuto estaría – creo – infinitamente agradecida de mis padres.

SIN EMBARGO… Estoy plenamente consciente de que, sin mi educación (Enseñanza básica y media completa, dos grados universitarios, un diplomado, un año de inglés y danza en Londres), no habría sabido construir lo que he construido en danza (que no es mucho pero es bastante para mis 29 años, creo). La verdad es que sin mi educación, no sabría redactar ni postular proyectos, no sabría tratar con personas que mueven y generan cultura en este país, no sabría generar contactos importantes en Chile y el extranjero, no tendría el respaldo académico que se necesita para poder enseñar y bailar algo que no pertenece a nuestra cultura… y un largo etcétera.




Terrible lo que planteo. Ya que en mi opinión, la dedicación al deporte y a las artes, por parte de los niños y sus familias es una de los factores importantes que llevan a un país al desarrollo. Y por otra parte, vemos el ejemplo de deportistas gringos que no saben ni dónde está su propio ombligo. ¡¡Horror!!

Me encantaría tener su opinión. ¿Qué harían ustedes? ¿Qué sistema creen que sería una buena solución? ¿Conocen algún caso cercano?





CONVERSATION

5 ya son Blogger@s:

  1. MMM que complejo, creo que la educación es super importante porque te desarrolla el intelecto, la forma de pensar y de actuar y en definitiva de como planeas tu vida. El talento es importante también, creo que mientras uno tengas los recursos debería poder darle ambas cosas a los hijos de alguna forma, tal vez preparándolos tu mismo en la educación dando examenes libres para que pasen los grados del colegio y luego puedan estudiar algo relacionado o que potencie su talento, creo que el ser humano tiene una capacidad infinita de desarrollarse que es el medio el que lo limita, pienso que esta en los padres sacar el mejor potencial de sus hijos de hacer que puedan lograr todo lo que puedan lograr, no creo que sea imposible, pienso que tiene que haber un equilibrio, que así como alguno optan por el talento no pueden dejar la educación y que aquellos por el contrario que optan por educarse no pueden ser solo eso tiene que desarrollar un talento aunque sea como hobbie, equilibrio. XD eso pienso yo, excelente entrada

    ResponderEliminar
  2. Marwa,
    Este tema es súper complejo.
    Conzco el caso de los deportistas (imagino que los talentosos en alguna disciplina artística sufren lo mismo) de cerca, mi hermana a los 13 años fue llamada, desde provincia a entrenar con la selección nacional de voley, con entrenamientos durante los fines de semana y muchas veces en la semana, además de los viajes a torneos varios y comeptencias dentro y fuera de Chile, en fin, el tiempo para ir al colegio era casi nulo.

    Mis padres optaron por no sacarle del colegio, sino que consiguieron un "trato especial" para flexibilizar sus horarios y les fechas de las pruebas. El gran problema es que este trato especial se volvió un calvario, puesto que los profes empezaron a hacerle la vida imposible, a tratarla mal y pisotearla cada vez que podían (cero apoyo, como si estuvieran envisiosos).

    Hoy en día mi hermana sigue entrenando, luchando por una beca para jugar en un club español (sería la primera chilena en irse a jugar a un club extranjero en su deporte) y con 17 años a mitad del año escolar y repitiendo cuarto medio porque las supuestas facilidades (faltar más a clases, fechas de exámenes y esas cosas) al final le jugaron en contra.

    El punto es que en Chile hacen falta colegios especiales para este tipo de niños, deportistas y artistas con proyección, porque hay una educación escolar mínima que todos deben tener, la que a su vez les permita enfocarse en lo que ellos realmente son buenos (que no será ir a la universidad como priemra prioridad).

    Lo de los gastos de los padres (viajes, equipo, médico, kinesiólogo, etc) es otro tema que da para mucho.

    ResponderEliminar
  3. Tal como se dice arriba, creo que el equilibrio es lo mejor, pero una opción poco realista. Cuando un talento invade (al talentoso internamente y a otros al disfrutarlo) y alguien apoya (este es EL punto importante), no hay nada que pueda interponerse en ello, ni el desarrollo intelectual, ni el colegio, ni profesores, ni parientes. Como no todos nacimos iguales, es lógico que exista esta opción, el tema es cuando no es opción para los padres de estos niños.
    Yo creo, en mi inexperta opinión, que me dejaría llevar por lo que me dice el hijo y el coach (profesor, entrenador, manager), al final no es mi vida, pero quiero que pase lo mejor en ella.

    ResponderEliminar
  4. Es verdad, buen punto el de Malu, deberia existir la posibilidad de que se pueda potenciar el talento y existir escuelas para los niños con talento

    ResponderEliminar
  5. soy profesora y cuando una de mis mejores amigas estaba en la duda de si sacar a sus hijas del colegio porque ya no les daban los horarios para hacer ambas cosas (colegio-ballet) fui la unica que le dijo "sacalas del colegio". Su familia estaba toda en desacuerdo y me preguntó a mi porque sabía que yo le daría la visión desde el otro lado. Le di un monton de argumentos entre ellos:

    . la disciplina, perseverancia, puntualidad y todos esos valores que te inculca el colegio también se los daría el ballet (y quizás aun mas)
    . el colegio lo podrían retomar cuando quisieran si es que en el camino se arrepentían o les iba mal, en cambio el ballet no podrían retormarlo si lo dejaban
    . a los 18 años podrían hacer un preuniversitario e ingresar a la universidad (si es que después no seguían de manera profesional en el ballet) y con las buenas notas de los examenes libres tendrían un buen NEM (conocen a alguien que tenga promedio menos de 6 con examenes libres??)
    .cuando uno uno estudia en colegios subvencionados y/o de no muy buena calidad lo que uno haya aprendido en el colegio en realidad no sirve de mucho y en varios casos se parte de cero. La verdadera vida académica y de estudios y donde uno crea lazos y vínculos es la universidad.
    cuando una persona es de clase media o baja no tiene la posibilidad de conocer otros paises, otras culturas, otros "mundos" encerrados en las cuatro paredes del colegio. Una actividad artística y/o deportiva da la opción de eso y mucho más.

    En fin...le di un montón de argumentos a mi amiga y finalmente se decidió y las sacó a ambas del colegio; una actualmente está en la compañía del teatro municipal como bailarina estable y es buenísima para leer porque tantos viajes y esperas los pasa haciendo eso.

    A mi parecer cuando un niño tiene ese don hay que potenciarselo y como dije al principio, en el peor de los casos quedará en el camino y tendrá que volver al colegio pero jamás tendrá el pensamiento del "que hubiera pasado si".....

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top