Cómo SER VEGETARIANO

Por Mandy desde Luxemburgo 


Hace años que me he mantenido indecisa con respecto a ser vegetariana o no. He pasado por toda clase de dietas vegetarianas, veganas o de "sólo comeré pescado", pero tarde o temprano siempre volvía a comer carne animal. Sea por supuestos "motivos de salud", presiones sociales o lo mucho que me costaba compatibilizar mi estilo de vida con no comer carne, mis intenciones de dejar todo producto animal de lado siempre terminaban fallando. Hasta ahora.


¿Cuáles fueron los cambios concretos que me llevaron a ser vegetariana? ¡Acá va mi experiencia y tips!


Cambios concretos: Mi historia


Cuando llegué a Luxemburgo, viví con mi madre los primeros años y ella es vegetariana. En ese entonces me daba lata que ella se diera la molestia de cocinar carne solamente para mí. Éramos dos mujeres solteras así que era mucho más ameno compartir las comidas. Tiempo después conocí a mi novio, quien también es vegetariano, así que menos ganas me daban de comer carne frente a él. Como me empecé a quedar en su departamento con bastante regularidad, me hice la tarea de cocinarle cosas ricas y así fue como me empezó a entrar el bichito de la cocina vegetariana. Eso, sumado al hecho que los mejores amigos de mi novio son veganos, empecé a ser minoría carnívora durante varias de mis salidas.

El cambio definitivo se vino gestando hace algunos meses. Pasé por un largo período de desempleo, por lo que me dediqué, entre muchas otras cosas, a ponerme en forma. Fueron varias semanas de ejercicio duro y dieta a conciencia, donde dejé de comer productos de origen animal e hice una serie para BeBloggera llamada "En Forma con Mandy", aquí dediqué un capítulo a la dieta vegana que lo pueden leer acá. Empecé a sentirme y verme mucho mejor. Pero este proyecto se truncó cuando por fin me salió un trabajo que, lamentablemente, no duró... razones dadas por mi empleador: "Estás sobre calificada", por lo que me vino un período de casi depresión. Me refugié en la comida y puse en stand by mi salud (¡Hola pan con queso derretido, McDonalds, galletas y chocolates!), pasando horas frente al computador mandando currículums y asistiendo a talleres y eventos de networking profesional.



Mis esfuerzos laborales dieron frutos, pero como consecuencia del estrés y dejarme estar en lo físico, recuperé todo el peso perdido a comienzos de año.

Teniendo el tema profesional solucionado, volví mi atención a mi cuerpo y noté el daño producido por el exceso de materia animal y la falta de ejercicio. Mi digestión volvía a estar en mal estado y andaba constantemente cansada. Me dije que si esta vez dejaba nuevamente la carne que lo haría a conciencia. Medité el tema varias semanas, mientras iba observando con detenimiento cómo reaccionaba mi cuerpo después de cada comida. Decidí que si pude dejar de comer carne antes, lo podría hacer de nuevo y mejor habiendo ya aprendido de mis errores.



Tips para dejar de comer carne y sus derivados, nivel principiante:


1) Tómate tu tiempo: si quieres dejar la carne animal o todo producto de origen animal en general, déjate llevar primero por lo que te dice tu guata, pero por sobre todo haz una lista honesta de los pro y los contra de dejar de comer carne. ¿Ser vegetariano está dentro de tu presupuesto? ¿Sabes cómo llevar una dieta equilibrada sin productos animales? ¿Tendrás tiempo, dinero y la suficiente personalidad como para hacerle frente al período de ajuste de este nuevo estilo de vida? ¿Tienes a alguien quien apañe tu decisión y te mantenga motivada? Puedes partir simplemente dejando de comer carne roja. Cuando ya te sea natural no comerla, pasas a dejar el pollo y el cerdo, y así sucesivamente. Puedes tardar años, pero el cuerpo se va acostumbrando y apenas notes la diferencia en tu salud te será más fácil seguir sustituyendo las chuletas por ensaladas, guisos de verduras y batidos de frutas.

2) Permítete flexibilidad fuera de casa: Uno de los punto más difíciles al dejar de comer animales y sus derivados son las salidas a restaurantes y comer fuera de casa, en general. Tu vida social no es un tema menor. Si te la pasas en asados, almuerzos familiares donde abunda la carne, Mcdonalds, etc., piensa bien cómo lo harás para no quedar fuera de compartir con tu familia y amigos y de paso hacerle frente a la lluvia de preguntas que vendrán. Para mí, lo más complejo de abandonar han sido los lácteos, ya que son pocas las alternativas fuera de casa donde el queso, los huevos y las salsas con crema no vengan a reemplazar la falta de carne. Por lo tanto, no me estreso si lo único que hay que comer en un restorán es una quesadilla o pizza. Si es lo único disponible como agradecida y procuro seguir con mi dieta en casa.

3) Infórmate sobre alternativas y substitutos: Averigua de qué forma puedes preparar tus platos favoritos sin productos de origen animal, Google y YouTube son tus amigos. A mí lo que más me ha costado sustituir son los lácteos. Opto por consumir alternativas a base de soya, como la leche y yogures de la marca ALPRO. Y cuando salgo a restoranes trato de ver el menu online con anticipación y así me informo de qué platos puedo pedir. Pero como dije en el punto 2, no me hago drama si solamente puedo comer queso. Con tal de poder optar por el mal menor, vamos bien.

4) Hazte amiga de la cocina: Así no tan sólo descubres como sustituir platos tradicionalmente carnívoros, sino que también puedes experimentar recetas completamente nuevas. La idea de la cocina vegetariana no es que solamente aprendas a cocinar menús completos, sino que cosas tan simples como un rico batido de leche de soya con plátano o un exquisito guacamole, abrirán tu paladar al comer más sano. Ni te vas a dar cuenta cuando empieces a preferir comerte una manzana que un pan con queso.

5) Toma agua como gomero: Mientras tu cuerpo se ajusta a tu nueva dieta ten presente que los antojos harán de las suyas. Yo tuve muchas ganas de comer chocolates, galletas y papas fritas. Resulta que era mi cuerpo deshidratado dándome señales equivocadas. Tomando más de 1.5 litros de agua al día se me fueron pasando los antojos.

6) Duerme: Trata de darte la oportunidad de dormir más, ya que mientras tu cuerpo va eliminando las toxinas de los productos animales vas a sentir ganas de acostarte más temprano. Esto dura poco, ya que si sigues en buen camino con tu dieta pronto te sentirás completamente revitalizada.

7) Darse la oportunidad de decir adiós: A mí me sirvió muchísimo probar todos los platos con carne que me gustan. Hamburguesas, sushi, pollo frito, etc. Y de ahí ver si las alternativas vegetarianas (sí, existen nuguets de soya y sushi vegetariano, son riquísimos) eran igual o más deliciosos que el original. Hasta el momento, solamente el queso ha sido irremplazable.



Y a ustedes, ¿qué otros tips les han servido?



CONVERSATION

11 ya son Blogger@s:

  1. MI marido también es vegetariano pero ni los niños ni yo lo somos y la verdad, tampoco tengo la intención de serlo. Comemos mucha fruta y verdura y cuando comemos todos juntos respetamos al padre pero ciertamente, es difícil para todos. De momento, la sociedad no estamos preparados para ellos y la cultura española del jamoncito, tampoco. Besos.

    www.sobrevolandoloscuarenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Demasiado has tardado en caer estando tan rodeada como estás.

    Hay algo que me repatea de muchos veganos/vegetarianos, esa manía que tienen de señalar a quienes comemos proteínas animales como si fuéramos bestias o apestados. Veo muy bien alimentarnos con abundantes frutas y verduras, no obstante, de ahí a defender que una dieta estrictamente vegetariana sea lo mejor... ¡hay un mundo! Las proteínas animales bien tomadas son necesarias y beneficiosas para el organismo, si el ser humano tuviera que ser vegetariano tendría cuatro estómagos, como las vacas, con un único estómago no podemos sacar de las verduras todos los nutrientes que necesitamos, por eso somos omnívoros.

    Yo... Seguiré dándole a las hamburguesas de trigo sarraceno, las delicias de mijo y las milanesitas de soja pero, por más veganos que se crucen en mi vida, no pienso abandonar alguna que otra dósis semanal de proteína animal. ¡Viva el jamonaco ibérico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maha, cordialmente, no creo que celebrar lo contrario sea necesariamente algo productivo... Desde donde al menos yo interpreté la nota, no creo que se este defendiendo una postura en particular. Lo que si me parece es que tu comentario final es lo mismo de lo que tu te quejas. Creo que las elecciones son válidas según lo que a cada uno le haga feliz. No vamos a entrar en un análisis nutricional porque aburririamos a todo mundo. Pero si creo que todas las elecciones de vida merecen respeto, la tuya, la mia, la de Mandy o la que sea. Y en cierta forma me parece que tu comentario final, no aporta en esa linea. Saludos!

      Eliminar
    2. a) No celebro nada, comento lo que me repatea de algunos vegetarianos y no acuso a nadie en particular sino a muchos en general.

      b) Hilando más fino en cuanto al artículo, me parece peligroso dar consejos para hacerse vegetariano y pasar por alto lo verdaderamente importante, como llevar una dieta sana y equilibrada cuando se es vegetariano, los análisis nutricionales serán aburridos pero ignorarlos es temerario cuando eliminamos las proteínas animales de la dieta.

      c) Concuerdo contigo en que todas las elecciones de vida son válidas pero mucho cuidado, poner en peligro la integridad física de otras personas roza el delito. Ante todo: INFORMACIÓN, INFORMACIÓN Y MÁS INFORMACIÓN que proceda de fuentes fidedignas y no de gurús de poca monta. He conocido madres vegetarianas, con el coco lleno de chorradas místicas y hueco de conocimientos nutricionales, que ponen en peligro la salud de sus hijos y arengan a otras madres a hacer lo mismo. ¿Perdón? ¿Cómo a un bebé que debería estar siendo amamantado le pueden dar leche de soja??????? ¿Habas crudas a un estómago tan frágil???? Casos así existen y por eso, al comunicar, creo que deberíamos ser muy cuidadosas con lo que proclamamos.

      d) Me parece que no entendiste en absoluto mi última frase, era un guiño al comentario de Lola y a quienes consumen carne que proviene de animales criados de forma ecológica y alimentados correctamente, sí, Ailen, el cerdo ibérico corre por los campos, se alimenta de bellotas y cuando se convierte en jamón, su grasa es cardiosaludable como la de un aguacate.

      e) Dices que te sentiste mal durante tres días que no pudiste acceder a una ensalada completa... Lógico, si tu estómago no está acostumbrado a digerir carne se va a sentir muy mal cuando lo obligues a ello, el tuyo, el mío y el de cualquiera. Igual de mal se sentirá alguien acostumbrado a una pésima dieta carnívora si, de pronto, empieza a comer solo verduras.

      Podría seguir con todo el abecedario, sobran argumentos para debatir, pero mejor paro en la E, no quiero que pienses que estoy haciendo aquí una apología de la carne, lo único que busco es subrayar lo importante que es estar bien informado en cuanto a nutrición se refiere.

      Eliminar
    3. Maha darling,

      Gran parte de tu puntos, especialmente el punto c) fue una de las razones que, cuando en el 2007 fui vegana por unos meses, dejé de serlo. De sopetón me tocaron pésimas experiencias con "extremistas" que más que optar por simplemente dejar de comer carne, se las daban de mesías, haciendo muecas de asco frente a gente que comía pollo o un filete. Ese tipo de gente yo les llamo "talibanes de la alimentación". Le dan mal nombre a los vegetarianos y veganos del mundo que hacen su vida tranquilos sin molestar a nadie.

      Lamento mucho que tuviste tan mala experiencia, entiendo completamente de donde vienes porque a mi me tocaron situaciones muy similares cuando estaba en la universidad. Veganos que ni le podías siquiera mencionar la carne, ya que hacían que vomitaban, pero que a la vez tomaban café y fumaban como que si el mundo se acabara.

      Hipócritas.

      Y eso de forzar a tus hijos a una dieta por un asunto ideológico y no nutricional es UNA ESTUPIDEZ.

      No obstante Maha, con mucho respeto, creo que te tomas muy pesado mi entrada.

      A continuación mis reparos:

      Al decir que al escribir sobre ser vegetariana estoy obligada a dar información nutricional o si no estoy siendo irresponsable, es como mucho. Podría decirse lo mismo de quienes comen "normal", porque se puede tener desnutrición comiendo o no carne.

      Es cierto que los humanos estamos biológicamente diseñados para consumir carne, no obstante, hasta que no tenga acceso a carne que no sea de fábrica, como si lo tienes tu, se que le estoy haciendo un daño enorme a mi cuerpo comiendo carne llena de hormonas y enfermedades encubiertas.

      Sobre la falta de proteinas, yo temí lo mismo hasta conocer a una pareja vegana que vive de los más bien y lo han sido hace 3 años, con cero deficiencias, comprobados por médicos, y con toda la energía del mundo. Es cosa de informarse. En ningún momento dije que era LA dieta, sino la que tiene más sentido para mi y mi estilo de vida.

      Habiendo dicho todo eso, es importante denunciar el maltrato infantil. Si yo veo que mi hijo sufre porque lo estoy mal alimentando a punta de una imagen extremista y sentido de superioridad ética, que me vengan todas las sanciones sociales que correspondan.

      Eliminar
    4. Maha darling,

      Gran parte de tu puntos, especialmente el punto c) fue una de las razones que, cuando en el 2007 fui vegana por unos meses, dejé de serlo. De sopetón me tocaron pésimas experiencias con "extremistas" que más que optar por simplemente dejar de comer carne, se las daban de mesías, haciendo muecas de asco frente a gente que comía pollo o un filete. Ese tipo de gente yo les llamo "talibanes de la alimentación". Le dan mal nombre a los vegetarianos y veganos del mundo que hacen su vida tranquilos sin molestar a nadie.

      Lamento mucho que tuviste tan mala experiencia, entiendo completamente de donde vienes porque a mi me tocaron situaciones muy similares cuando estaba en la universidad. Veganos que ni le podías siquiera mencionar la carne, ya que hacían que vomitaban, pero que a la vez tomaban café y fumaban como que si el mundo se acabara.

      Hipócritas.

      Y eso de forzar a tus hijos a una dieta por un asunto ideológico y no nutricional es UNA ESTUPIDEZ.

      No obstante Maha, con mucho respeto, creo que te tomas muy pesado mi entrada.

      A continuación mis reparos:

      Al decir que al escribir sobre ser vegetariana estoy obligada a dar información nutricional o si no estoy siendo irresponsable, es como mucho. Podría decirse lo mismo de quienes comen "normal", porque se puede tener desnutrición comiendo o no carne.

      Es cierto que los humanos estamos biológicamente diseñados para consumir carne, no obstante, hasta que no tenga acceso a carne que no sea de fábrica, como si lo tienes tu, se que le estoy haciendo un daño enorme a mi cuerpo comiendo carne llena de hormonas y enfermedades encubiertas.

      Sobre la falta de proteinas, yo temí lo mismo hasta conocer a una pareja vegana que vive de los más bien y lo han sido hace 3 años, con cero deficiencias, comprobados por médicos, y con toda la energía del mundo. Es cosa de informarse. En ningún momento dije que era LA dieta, sino la que tiene más sentido para mi y mi estilo de vida.

      Habiendo dicho todo eso, es importante denunciar el maltrato infantil. Si yo veo que mi hijo sufre porque lo estoy mal alimentando a punta de una imagen extremista y sentido de superioridad ética, que me vengan todas las sanciones sociales que correspondan

      Eliminar
    5. Ay, Mandelilla!!!!! No te estaba llamando irresponsable, simplemente me parece peligroso pasar por alto ciertos detalles que Ailen tachaba de aburridos, ella apuntaba que mi comentario no aportaba nada al artículo y lo cierto es que, en cuanto a tu post, aconsejar la búsqueda de información acreditada es el único detalle que encontraba a faltar. Hay tanta flipada inconsciente por ahí que toda precaución es poca.

      Eliminar
    6. Le encuentro toda la razón a Maha con respecto a esta moda (sobre todo en Chile este último tiempo).
      No creo que los problemas que tuvo la Mande (digestión y cansancio) hayan sido por la carne animal sino por irte a la mierda comiendo cuando tuviste la crisis.
      Una vez fui a una nutricionista que analizó mi grupo sanguíneo y me hizo una dieta eliminando al 90 por ciento la carne, porque según ella mi grupo sanguíneo tenía una tendencia más recolectora o vegetariana. Estuve haciendo la dieta 2 meses, y no sentí ningún beneficio por no comer carne, nada de piel más iluminada, energía durante el día y ble, así que volví a consumir carne.
      Creo que no hay que irse a los extremos cuando se trata de dieta, no se puede andar por la vida comiendo asados todos los días como en fiestas patrias pero tampoco creo que sea lo correcto dejar la carne y sus derivados por completo, como dijo Maha, el humano es omnívoro.
      Si se trata de quitar el cansancio y mejorar la digestión la ecuación agua + ejercicios + dieta sana siempre funciona.

      Ahh y encuentro una mierda lo de las madres que le imponen a sus hijos el veganismo, hay que ser harto egoísta y desconsiderada el imponer una creencia y sacrificar la etapa vital de crecimiento de tus hijos.

      Eliminar
  3. Hace algunos meses que dejé de consumir carne. Por el momento solo por una cuestion de proteinas consumo pescado. En mi país uno de los ingresos mayores es por la ganadería, la cultura del asado y la carne esta muy arraigada por estos lados del mundo (Uruguay). Por lo cual conseguir comidas alternativas y sustitutos de proteinas, se vuelve muy caro. Pero verdaderamente es un cambio sustancial. Yo ya comia poca carne. El pollo no me gusto nunca mas allá que eventualmente lo consumía. Debo reconocer que mi transito intestinal cambio, de tenerlo lento y sufrir por ello, pase a que funcione de manera regular. No planeo ser vegana, dado que vivo fuera de la capital y por suerte accedo a productos lacteos organicos, que no hacen padecer penurias a los animales, asi tambien con los huevos. Pero si quiero un futuro vegetariano para mi. Por ahora estoy feliz y consciente en la etapa en la que estoy. Y seguro voy por mas! Lo que dices de comer afuera es tal cual! Acá es imposible pensar en salir a comer y que los menues principales no esten compuestos por carne. Hace poco salí al interior del país y allí es aún peor. Note lo mal que me senti durante tres dias por no acceder a una misera ensalada completa al menos, y no tener mas remedio que consumir carne.... Así que bueno, si excederme mas aún es una aventura que invito a todos a recorrer. Que se puede, y vale la pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ailen,

      Muchas gracias por tus comentarios y recalcar que cuando hablo de ser vegetariana, es porque es la dieta que tiene sentido para mi estilo de vida. Vivo en una ciudad donde gran parte de la comida proviene de afuera, ergo, es prácticamente imposible encontrar alimentos de origen animal orgánicos que sean certificadamente de granjas locales, de animales criados al aire libre. No tengo problemas con la carne animal. Si viviera en una granja a lo cuento de hadas comería animales feliz. pero esa no es la realidad, ni la de la gran mayoría de los alimentos que se adquieren en supermercados. Incluso cuando dicen ser "orgánicos", como los huevos, pocas veces lo son.

      Hay que entender que la leche, la carne y sus derivados son una INDUSTRIA, que vela por ganar dinero y en muy segundo plano verdaderamente proveer de insumos alimenticios de alto nivel nutricional.

      No obstante, concuerdo con Maha sobre los vegetarianos y veganos radicales, que lamentablemente abundan no por número sino por su éxito en hacerse notar y dar cátedra s nutricionales extremistas e irresponsables.

      Te deseo éxito en tu senda vegetariana, no es fácil en esta sociedad.

      ;)

      Eliminar
  4. Soy carnívora, lo como
    Mucha carne pero cómo y me gusta, no estoy de acuerdos en los métodos empresariales e industriales y la matanza cruel, la crueldad animal espero termine en la industria, muchas veces no como o no he comido carne en protesta de la crueldad animal de la industria pero no por un tema de vegano u otro. Pienso que el comer carne es natural, sólo que antes era más válido y armonioso hacerlo uno comía lo que cazaba o cultivaba. Ahora uno va al marcado y compra. En fin, también me he sentido apuntada con el dedo por comer carne por quienes no, pero es cosa de que tan intolerante eres con el mundo.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top