Noche de besos y récords

Por La Churro desde Chile

Después de tanta abstinencia, había que ponerse al día con la rutina coshina. Sólo hizo falta una fiesta bastante distorsionada para poder batir cuatro récords personales. He aquí mi heroica noche llena de besos sin nombre.

Imagen de www.gettyimages.com

Eran mis vacaciones, donde en compañía de mi mejor amiga fui a visitar a mi prima querida a Buenos Aires. "Vamos a ir a una fiesta alternativa" me anunció ella ese lunes. Ambas son lesbianas, así que frente a ser una minoría sexual entre ellas y ante aquel panorama, sumando lo extraño de carretear un lunes, pensé que aquella no sería una noche de triunfos para mí, pero estaba muy equivocada.

Llegamos a la fiesta a eso de la 1 AM y nos acercamos a la barra por unos tragos. La fiesta era realmente alternativa, muchas luces epilépticas, buena música, chicos con chicas, chicos con chicos, chicas con chicas, ex chicos que ahora son chicas y todas las revueltas posibles. 

Récord 1.
Para inmortalizar el momento sacamos una foto, cuando se cruza en ella un personaje. Un francesito algo hiperventilado que comienza a alabar mi belleza. Para irse, así, car'e raja me pide un beso. Yo le doy un topón en los labios, cuando me increpa que eso no es un beso. Entonces, obligada a darle lo que él pedía.
Récord de velocidad: El primer beso en menos de 10 minutos de haber llegado a un local. 

Récord 2.
Salí del francesito y me puse a bailar. Un chico se acerca a mí y comenzamos a bailar, beso a la segunda canción. Bailé un rato con él y me fui a reunir con mi prima y mi amiga. Un grupo de argentinos se acerca a nosotras y comenzamos bailar. Allí no hubo tregua, todos con todos. En un trencito quedé atrapada entre dos de ellos, a quienes besé, incluso compratiendo uno con mi prima.
Récord hombres v/s tiempo: Cuatro besos en menos de media hora de fiesta.

Récord 3.
La noche siguió hiperventilada. No era tanto el alcohol, sino más bien el ambiente, las vacaciones, o lo desinhibido del local, la compañía de mis dos queridas... seguí recolectando besos en aquel extraño lunes. Me paseaba por ahí y parece que todos andaban tan desinhibidos como yo. Besaba y huía, me encontraba con uno "pasado" y lo volvía a besar.
Récord de cantidad: Haber besado a ocho hombres diferentes en una sola fiesta.

Récord 4.
A eso de las 4:30 de la mañana ya emprendíamos el retorno a casa. Recién ahí comencé a hacer el recuento de la noche: un francés, un irlandés, tres argentinos, un brasileño y uno de nacionalidad indefinida ya que nunca hablamos. ¡Ah! Y a eso sumemos una agarrada de pene (sin beso) a un negro gigante que claramente el español no era su idioma nativo.
Récord de internacionalidad: Estableciendo lazos con cuatro países más dos indefinidos.

Besos, besos... tantos besos en esa noche que mi pearcing bajo el labio terminó completamente irritado y me dolía terriblemente, pero aun así yo estaba muy sonriente. Si existiera me ganaría el Nobel, o al menos el Guinnes de las noches cochinas y distorsionadas.

¿Y ustedes, qué récord han batido?



CONVERSATION

8 ya son Blogger@s:

  1. Mi querida Churro!!! me alegro que haya sido una noche provechosa por tanto record que batido.
    yo no se si tengo algún record....yo creo que no

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm conociéndote Pelu, creo que algún record debes tener por ahi bien guardadito jajaja besos

      Eliminar
  2. Creo que ya lo he escrito
    ¡CHURRO SOS SECA!

    ResponderEliminar
  3. yo,3 una noche en brasil, con chilenos si

    ResponderEliminar
  4. yo,3 una noche en brasil, con chilenos si

    ResponderEliminar
  5. Parece que tu prima se las sabe por libro. Te saca un día lunes?! a ese tipo de fiesta, dile que me lleve.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top