Autoestima y Redes - Segunda Parte

Por Ailen Rodriguez desde Uruguay

En esta segunda entrada quisiera presentarles un debate sobre el impacto  de las redes en el autoestima de las mujeres.

Como saben, en este último mes me he enfocado en cómo las mujeres reaccionamos frente a los estímulos de la red. En esta entrada pienso focalizarme en la publicidad.
Vivimos en la era de lo visual, la mayoría de los estímulos que recibimos están dados por miles de imágenes desde una multiplicidad de sitios.

La publicidad sin dudas es la que está condicionando la conducta y la autoestima de nuestras mujeres en estos tiempos. Si pensamos que la publicidad se basa en el desarrollo de los deseos, imagínense toda la maquinaria emocional que conlleva la misma.

Sociedad moderna. Problemas modernos
Hace un sigo era impensable hablar de trastornos alimenticios. El canon de belleza era, si se quiere, mucho más saludable. Hoy asistimos a una realidad que condiciona a la mujer en cuanto su aspecto y, por ende, su psiquis.
Anorexia, depresión y baja autoestima son algunos de los patrones que podemos ver en esta sociedad, que día a día modifica digitalmente, así como artificialmente mediante cirugías cuerpos normales, para vendernos el canon de belleza actual. El cual tristemente se asemeja más a una fantasía o caricatura que a la realidad.

Mujer, eres bella. Realmente bella
Asumir nuestro cuerpo, nuestro rostro, así como también nuestra complexión, es un camino sustancialmente complejo, pero extremadamente necesario. Somos un patrón único, irrepetible, lleno de vida y de posibilidades.
Publicidad Dove

Esto está lejos de querer ser una declaración de auto ayuda, pero sí es necesariamente un llamado a la cordura.

Cambio de paradigma
Desde hace ya un tiempo, varias empresas están negándose a contratar modelos demasiado delgadas, así como a la "mejora" de imágenes mediante artilugios tecnológicos.

Publicidad Dove

Si pensamos que todas somos parte de ese engranaje y desde nuestro pequeño lugar podemos generar un cambio, cuestionando, criticando, evitando consumir marcas que conviertan a la mujer en una especie de hada fantástica imposible de alcanzar, estaremos aportando algo para que mañana la belleza natural sea la más codiciada y no la artificial, llena de retoques quirúrgicos y digitales.

El rol de las redes

¿Cuántas de nosotras seguimos blogueras o youtubers que se jactan o de alguna forma reproducen este patrón? Pieles de porcelana, ojos perfectos, cabello de muñeca... Y si le diéramos cabida a las que se asemejan más a nosotras o al menos no tratan de convertirse en una barbie, ¿no seria mejor?
Estimulemos a aquellas que trabajan para darnos algo de belleza natural, que son más como nosotras y menos como las stars de revistas o tv. Ellas y nosotras seguro seremos más felices. Además, inundaremos la red de contenido interesante y que existe más para ayudarnos y entretenernos que para hacernos sentir mal y feas comparándonos innecesariamente con algo difícil de alcanzar.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top