Ropa limpia: Campaña de concienciación

Por Ailen Rodríguez desde Uruguay 

Desde hace ya muchos años, corren rumores a cerca de la manufacturación de ciertas marcas como Adidas o Nike; en sus fábricas de Asia, la sobre explotación de sus empleados se vuelve inexplicable al tener en cuenta el volumen millonario de ganancias anuales. 

Desde hace un tiempo se encuentra en marcha la llamada campaña Ropa Limpia, es de alcance internacional y tiene como objetivo la regularización de la labor textil en todo el planeta, trabajo en el las mujeres son el mayor numero de empleadas. La mejora de las condiciones laborales, así como también la denuncia permanente del incumplimiento de las marcas frente a acuerdos y normativas internacionales del trabajo. 
Asia se ha vuelto un paraíso laboral. Existen ciudades enteras libres de regulación que ampare al trabajador, estos son lugares idílicos para el alojamiento de grandes plantas industriales de marcas internacionales. 

La campaña Ropa Limpia se ha dedicado desde su trabajo con múltiples ONGs así como sindicatos, a reivindicar los derechos de los trabajadores. De la misma forma, hace campañas para concienciar a los consumidores, en parte responsables de avalar y sustentar las prácticas poco éticas y amorales de las marcas para con sus trabajadores. 
El fin ambiental también ocupa a este movimiento que plantea la regularización de diversas industrias textiles frente a su impacto ambiental. 

Hace un tiempo se investiga la situación de desmayos en una planta industrial de Camboya donde, mayoritariamente mujeres, son víctimas de largas jornadas laborales, con pagas claramente muy por debajo de las necesidades básicas. En esta planta de H&M, así como seguramente en muchas otras que se mantienen en el anonimato, se han constatado desmayos reiterados de sus operarias producto de la extensión horaria así como de su mala nutrición. 
Es tarea de cualquier bloguer responsable detenerse a pensar lo que vestimos, de dónde viene y cuánto se ha dejado en el camino por esa prenda que tanto queremos. Sobre todo, si como pasa con estas reconocidas marcas, cada producto vale más de lo que al operario que lo fabrica le pagan. 

Sin duda es un sistema muy complejo de producción en donde claramente uno no se detiene a pensar. Pero debemos. 
Que al analizar el clóset no tengamos culpa, no pensemos que otra mujer pasando hambre fue la que nos cosió la falda. Moda sí, pero responsable. Apostemos por la dignidad y por qué no, por la industria de nuestra zona, por el diseño independiente y por empresas de manufactura responsable, porque no todas las marcas caen en estas prácticas lamentables.

Si quieres saber las firmas que no han pasado el test de humanas, puedes visitar la página de la Campaña Ropa LimpiaAsí podrás disfrutar de cada prenda de tu armario, sin sentir que has faltado a tu ética.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top