Soñar para ver: Sueños premonitorios

La historia de Begoña tal vez pueda parecerles demasiado fantástica, pero es del todo cierta... Se cree que los sueños nos preparan para afrontar situaciones reales; en el ejemplo de hoy, verán como un sueño ayudó a superar una importante prueba.

Begoña siempre había sido buena estudiante, pero las matemáticas le costaban muchísimo, más todavía en su último año antes de entrar en el instituto. Que su profesora fuera una mujer amargada que apestaba a alcohol todas las mañanas, no ayudaba a que las lecciones fueran más comprensibles. A duras penas podía seguir las clases y, cuando llegaron a las ecuaciones, las matemáticas se convirtieron en arameo, Begoña no entendía nada, terminó por cerrarse en banda haciendo oídos sordos a los balbuceos de la maestra. Así transcurrió la última etapa del curso, durante la cual, Begoña, jamás consiguió resolver ninguna ecuación...
La noche antes del examen final, mi subconsciente tomó el control y me enseñó lo que no había logrado aprender en meses. Soñé que estaba en un pupitre, sobre él había una calculadora y un folio blanco, de pronto, surgió en el papel una ecuación gigante y muy complicada, logré resolverla como por arte de magia, sabía perfectamente los pasos que debía dar y, gracias a la calculadora, pude hacer las operaciones necesarias. Era como si me hubiera poseído el espíritu de la borracha, ¡lo comprendía todo!
Begoña despertó muy tranquila ante el inminente examen, era a primera hora, se sentó en el pupitre sabiendo al fin cómo debía proceder para resolver las cinco ecuaciones de la prueba, cuando le dieron el folio, enfocó su mirada en la primera ecuación y la hizo con facilidad, saltó a la segunda y le resultó también muy sencilla, lo mismo con las dos siguientes. Llegó a la última, esa suponía el reto del examen, estaba planteada con muy mala baba, seguro que con la intención de hacer correr a quien la viera; operaciones de todo tipo con raíces cuadradas incluidas, varias letras y los siguientes números: 53, 126, -8, 1 y 2. A Begoña se le escapó una carcajada de la emoción, era exactamente la misma ecuación con la que había soñado y recordaba a la perfección cada paso y cada cifra, la resolvió sin usar si quiera la calculadora, la borracha la miraba incrédula, seguramente pensó que la chica estaba poniendo números al azar para terminar con la tortura y levantarse.

Cuando Begoña dejó su prueba sobre la mesa de la profesora, esta le dijo: "Espérate, ya que has terminado el examen la primera te lo voy a corregir ahora mismo", su intención era claramente ridiculizar a la chica... ¡Pero no lo logró! Las operaciones estaban perfectas y no le quedó más remedio que ponerle un rotundo 10. Aquel fue el primer sobresaliente de Begoña en matemáticas. Los compañeros de clase levantaron las miradas sorprendidos, casi todos estaban enfrascados en resolver aquella ecuación imposible, pero ninguno lo logró...

El caso de Begoña puede que no sirva para convencer a los escépticos, pero, recordemos otro sueño premonitorio plasmado en Twitter del que se hizo eco la prensa internacional. Lean el siguiente tuit de @YolandaDeMena:

Si nos fijamos en las fechas, vemos que el tuit se publicó el 11 de febrero de 2013 y el papa Francisco no fue elegido hasta el 13 de marzo de ese mismo año... Los sueños premonitorios son mucho más comunes de lo que se piensa y, ejemplos como este, demuestran, sin lugar a dudas, que sí existen.

¿Han tenido alguna vez un sueño premonitorio?

Si desean que interpretemos sus sueños,
envíen sus consultas a 
bbinternacional@bebloggera.com



CONVERSATION

5 ya son Blogger@s:

  1. Ay, el 11 de sept del 2001 mi hermana despertó contando que había soñado "que unos aviones chocaban con una torre inmensa". No te puedo explicar las impresiones de la familia al enterarnos de todo lo de las torres gemelas D:

    ResponderEliminar
  2. wow, que increíble, como es que pasan estas cosas :) mi madre soño la perdida de un hijo y días después tuvo un aborto!! sería lo más cercano que he estado de un sueño premonitorio

    ResponderEliminar
  3. Soñé que llegaba a una portería, supuestamente vivía en aquel sitio, pero en realidad era un lugar desconocido para mí, subí en el ascensor y al entrar en el piso vi como a una amiga le sucedía algo. Al día siguiente esa amiga me dijo, no te vas a creer lo que me ha pasado... le solté lo que había soñado y se quedó pasmada, ¡serás bruja! me dijo. Un año más tarde, me fui a vivir a otra ciudad y mi casa resultó ser la del sueño, misma calle, misma portería, mismo ascensor, mismas habitaciones...

    ResponderEliminar
  4. Mi mamá ingresó al hospital por una obstrucción intestinal, a los 5 días me desperté llorando a las 3:00 am, había soñado que ni mamá estaba muriendo, estaba toda la familia con nosotros, al mes mi mamá murió tal como yo lo vida en el sueño, era como si ya lo hubiera vivido...hace una semana estando de 8 semanas de embarazo soñé con sangre como un aborto, me levanté muy afligida y a los 15 días tuve un aborto espontáneo... Esas cosas me dejan muy aterrada, no se si es que el señor lo prepara a uno o si tengo algo especial... Lastima que siempre sean cosas malas.

    ResponderEliminar
  5. Mi mamá ingresó al hospital por una obstrucción intestinal, a los 5 días me desperté llorando a las 3:00 am, había soñado que ni mamá estaba muriendo, estaba toda la familia con nosotros, al mes mi mamá murió tal como yo lo vida en el sueño, era como si ya lo hubiera vivido...hace una semana estando de 8 semanas de embarazo soñé con sangre como un aborto, me levanté muy afligida y a los 15 días tuve un aborto espontáneo... Esas cosas me dejan muy aterrada, no se si es que el señor lo prepara a uno o si tengo algo especial... Lastima que siempre sean cosas malas.

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top