Cuando un extraño te pide que le sonrías

Como si no fuese suficiente el tema del acoso callejero y los piropos de extraños, resulta que ahora te piden que les alegres el día con una sonrisa cuando vas caminando por la calle.



Me pasó justo hace unas semanas, dos veces en menos de 4 días. El criterio de que esto caiga en un piropo o en algo incómodo se los dejo a cada uno, pero yo me quedo con la última opción. 

¿Por qué y desde cuándo tengo que andar alegrando el día como una payasa a locos por la calle? Reconozco que las dos veces lo tomé como algo pasajero y hasta chistoso, pero hace poco vi un capítulo de Broad City, una serie que TIENEN que ver -algo como Girls pero con mayor distorsión y humor-, donde muestran la misma situación, y déjenme decirles que después de pensarlo por segunda vez, pucha que es desagradable la situación. Si la intención es piropear o que se vea bonito, por favor hombres, NO LO HAGAN. No soy marioneta ni entretenimiento callejero, por último conquístenme pasajeramente, pero definitivamente esto es algo que clasifica en cosas que no.



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top