Amar a la distancia


Extrañarte significa dormir sin tu beso de buenas noches ni tu abrazo de buenos días. Saludarte por Facebook y Skype por tu cumpleaños. Soñar con un té preparado con amor en estos días fríos. Emocionarme por los vídeos que me mandas. Esperar una foto tuya que me haga saber que estás bien. Maldecir al Internet en la calle cuando la llamada por Whatsapp se corta sin explicación. Que duermas más tarde y yo me despierte más temprano para poder hablar un poquito más y no extrañarte tanto.


Pensando en ti me caen lágrimas mientras sonrío. Es abrazar la frazada que me cubre imaginando que son tus brazos los que me calientan. Es que se me sobre caliente la neurona pensando como hacerte feliz sin verte, sorprenderte sin tocarte y soñarte sin sentirte. Pensar en ti es cantar las canciones que te gustan en la ducha, y que aprendí escuchando a tu lado. Es no poder inventar sobrenombres románticos si no te tengo cerca y utilizar uno de los miles que ya te he inventado.

Estar lejos es saltar de la cama al escuchar el sonido del whatsapp. Es robar momentos en el trabajo para mandarte un mensaje o una foto. Es releer nuestras conversaciones una y mil veces mientras yo estoy despierta y tu duermes a un continente de distancia. Es pedir porque las nubes de otoño que llueven acá no empañen tus días de primavera. Es desear que pudieras ver los colores de las hojas por las calles conmigo. Es desear darte la mano y pedir un abrazo.

Nunca pensé que se me haría tan difícil estar sin ti, pero son tantos los pequeños detalles que voy a valorar cuando vuelvas que finalmente agradezco a la distancia por darme la oportunidad de extrañarte.

Entrada enviada por Conny del blog:
https://legendiaryusa.wordpress.com/, USA



CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top