Anomalisa, la obra maestra de Charlie Kaufman

Charlie Kaufman es más conocido por sus guiones, entre sus más famosos “¿Quieres ser John Malkovich?” (1999) y “Eterno resplandor de una mente sin recuerdos” (2004), que por sus dotes de director. Sin embargo, el verdadero talento de Kaufman reside en la combinación guionista-director que tan pocos autores consiguen dominar durante sus carreras, y cuya primera aparición se vio en una película quizás demasiado densa – pero absolutamente brillante – de nombre “Synecdoche, New York” (2008). Esa sensación de vacío existencialista que angustió a muchos con su ópera prima, vuelve con un tono más digerible y un agradable sabor agridulce en su tercer intento como director, “Anomalisa” (2015). El filme, realizado por completo en stop-motion y financiado en gran parte por medio del sitio de crowdfunding, Kickstarter, requirió tres años de trabajo y más de mil piezas de vestuario y utilería. El resultado es una película plagada de alusiones nihilistas que encuentran redención – aunque breve – en una dulce historia de amor entre Michael Stone, un hombre atrapado en un mar de voces homogéneas e indistinguibles entre sí, y Lisa Hesselman (Anoma-Lisa), la única voz diferente; la anomalía.





Michael Stone (David Thewlis) es un autor especializado en servicio al cliente que viaja a Cincinnati para dar una charla basada en su último libro “How May I Help You Help Them?” (Cómo puedo ayudarlo a ayudarlos). Desde el vuelo hasta su llegada al hotel, sus interacciones con el mundo exterior –el taxista, el recepcionista en el hotel– se reducen a meras cortesías que revelan el drama central del filme: toda persona con quien Michael interactúa tiene la misma monótona voz (interpretada por Tom Noonan), incluso, como vemos más adelante, su esposa e hijo. Michael deambula por el hotel medio borracho y hastiado hasta que, desde el interior de una habitación contigua, escucha una voz que se diferencia de las demás. La voz es de Lisa (Jennifer Jason Leigh), una telefonista para una empresa dedicada a la repostería que decidió gastar dinero extra para quedarse en el mejor hotel durante sus vacaciones. Lisa reacciona con ingenua sorpresa cuando descubre que es ella, y no su atractiva amiga, quien llama la atención de este exitoso hombre de negocios, y así comienza una breve relación entre una mujer tremendamente insegura y un hombre que encuentra en ella su –inevitablemente temporal– salvación.

“Anomalisa” es de esos filmes que buscan con minucioso detalle capturar un instante en la vida de personas cuyos tormentos existenciales parecen imposibles de resolver. Contrario a lo que hizo con “Synecdoche, New York”, Kaufman se conformó con mostrar solo un pequeño fragmento del sufrimiento de Michael y lo acompañó con momentos de respiro y relajo capaces de dar ligereza a un filme en esencia pesado –la escena de Lisa cantando Cyndi Lauper es el mejor ejemplo. No es sorpresa, por tanto, que la crítica esté calificando a “Anomalisa” como la obra maestra de Kaufman; difícilmente encontrarás en cartelera 90 minutos más satisfactorios que estos.


Trailer




CONVERSATION

0 ya son Blogger@s:

Publicar un comentario en la entrada

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top