Cómo algunas malas colaboraciones pueden acabar con el frágil ecosistema del blogging parte II

Como apuntaba la primera parte, la mayoría no bloggeamos para obtener un beneficio. Bloggeamos por diversión, porque nos gusta comunicar y nos apasiona compartir. Pero le dedicamos tiempo y esfuerzo, que resultan aspectos de los que muchos de los patrocinadores que contactan con bloggers suelen carecer. ¿Para qué va a esforzarse una marca en encontrar una buena agencia de marketing si puede contar con un ejército de bloggers que le hagan el trabajo con tan sólo enviar un e-mail? Ni siquiera quiero nombrar el tema económico. Y es que, el ecosistema lo formamos todas.


4-El ecosistema, y cómo acabar con él

Como ejemplo, ese e-mail que llega a principios de semana a tu bandeja, dirigiéndose a tu persona (¡bien!), dejándote caer más o menos disimuladamente, que también tienen un blog, y que quizá podrías colocar un enlace a su artículo (que según ellos, tiene muchísimo que ver con el post por el que eres felicitada) ya que así, dicho post será compartido a millones de sus seguidores. Te aportará mucho valor, no sólo el añadir el enlace "extra" a tu artículo, si no también y obviamente, que te compartan.

¿Colaboración entre bloggers? Me parece una experiencia de lo más enriquecedora. Pero, como una ya está acostumbrada, decido hacer un poco de investigación y acceder a la dirección en el e-mail.
Cuál es mi sorpresa al encontrarme no sólo que el post contiene imágenes directamente copiadas de Internet, la gran mayoría con una calidad pésima; si no que el post no es muy extenso y tampoco es que tengan demasiado contenido en su blog en el que seguir echando un vistazo. ¿Cuál es el truco? Presumo que pretendían colocara el link en mi blog para posicionar el suyo; ya que en el fondo éste blog no era más que una extensión de su tienda online. De la que iban a sacar provecho posicionándose mejor gracias a mi ingenuidad. Y de donde yo no iba a obtener ni un céntimo.

Y, ¿qué hay de aquéllos que regatean? Una tarifa que sabes que no compensa el trabajo que tendrás que hacer. Ni siquiera llega a una décima parte de lo que debería cobrarse considerando el público y difusión que obtendrá a posteriori. ¿Le regatearías al arquitecto que va a hacer tu casa, exigiendo que mantenga las mejores calidades? Yo no lo haría. A menos que quieras quedarte sin casa.

El problema llega cuando un solo blogger acepta este tipo de condiciones. Mientras uno sóla de nosotras fomente la cultura del trabajo gratis, este tipo de prácticas van a continuar produciéndose. Si tu no aceptas sus condiciones, no hay problema. Cualquier otro incauto (o novata) lo hará. Y esto es, entre otros, lo que desestabiliza el equilibrio en el que se encuentran la gran mayoría de blogs monetizados.

5-La regularización como medida de empoderamiento

Información es poder. Uno de los grandes problemas de los blogs es que, al surgir en su mayoría por afición, no existe un sistema establecido que regularice la evolución a blog monetizado de algo que empezó como hobby. Esto es: no existe ningún tipo de figura laboral más allá del trabajador autónomo ni unos salarios mínimos para aquéllas que hemos "evolucionado" y hemos pasado a cobrar por diferentes tipos de colaboración.

Hay países en los que esta situación ya se valora como un trabajo, e incluso recibir de parte de marcas cualquier tipo de regalo está catalogado como "pago en especie". ¿Cómo hacemos, pues, el resto para saber qué tarifas establecer? Yo personalmente, busco referencias y estudio situaciones similares que hayan vivido otras bloggers. Existen también calculadoras de tarifas dependiendo de diferentes factores, para obtener una estimación de tus honorarios.


Yo creo que siempre que nos sea ofrecida una colaboración, ha de mostrarse seguridad en uno mismo en nuestras respuestas y en el estudio previo de la empresa que nos propone el trabajo. Ser conscientes de si interesará a nuestros lectores. Investigar qué tipo de relaciones anteriores ha tenido la marca, así como las colaboraciones que suele realizar. No tener miedo a exigir por hacer nuestro trabajo. Hay casos y casos, pero el más extendido son webs con un alto volumen de ventas que te ofrecerán (casi haciéndote un favor) hacer un review de su tienda online, promocionarlo en tus redes sociales y sin ver (tú, por supuesto) ni un dólar.

Como decía: infórmate. Pregunta condiciones, plazos y honorarios. Busca referencias. La información, y bloggeras empoderadas, donde somos nosotras quienes decidimos si aceptamos cualquier tipo de relación con una compañía o comercial particular y no al revés, es la clave para consolidar los cimientos de un sector que ahora mismo, no es sostenible.
Entre todas y con pequeños gestos, podemos lograr un buen funcionamiento del sistema y conseguir que el blogging sea, por fin, considerado como una profesión más. Porque nosotras somos, al fin y al cabo, las constructoras de nuestro eco-sistema bloggero, y las arquitectas de nuestra casa en la red: nuestro propio blog.

Entrada enviada por Amanda Ramón del blog www.somethingfashion.es desde España




CONVERSATION

2 ya son Blogger@s:

  1. Estoy totalmente de acuerdo en todo lo que dices

    ResponderEliminar
  2. Como diría Superman no nos pisemos la capa entre superheroes, para mi hay dos tipos de Bloggero, el que nace por una necesidad como se cita en este post de comentar nuestros hobbies, aficiones etc y el otro que derechamente quiere como meta ser captado por marcas para sacar beneficio económico. Este ultimo tipo de Blogero para mi logra manejar lo que es la colaboración con marcas, ya que ese es su objetivo primario. El otro que entre ello me incluyo no esta muy interesado en incluir marcas en su blog, ya que es un tema que no lo desarrolla profundamente o derechamente no le interesa. Ese desarrollo escuálido, es usado por empresas para sacar beneficios de aquellos blog con una alto transito o contenido de calidad en un intercambio de buena onda (hoy por mi mañana por ti).

    Tanta buena onda desde un principio no es sana (lo digo por experiencia), ya que independiente del contenido que presenta el Blog, hace derivar a nuestros lectores a contenidos alejados de la información que tenemos pasteado. Como la base de cada blog que en sus orígenes nunca pensó en monetizase, se ve en la disyuntiva de la buena onda por buena onda que se traduciría en réditos económicos en un futuro (eso es lo que creemos), nos hace pensar si nuestros lectores piensan de la misma forma aceptando, como bien se cita en este post el contenido o link sin mayor empeño en contenido y que forzosamente tienen que mirar. Como dirían cada click cuenta $$$

    Por ultimo si pertenecemos a la primera categoría de Blogero, no se tiene que tomar como profesión ahí no concuerdo con lo expuesto en el post,es, siempre y cuando haya dinero de por medio (hay que mantener a las marcas contentas y eso es trabajo), Para la segunda categoría es fácil darse cuenta que postear para que se fijen las marcas, es el objetivo primario y para eso es trabajo duro, por ejemplo los blog de moda, prácticamente es una profesión, que bien, llevada las marcas llegan como abejas a la miel.

    El ecosistema no se rompe por algunas ovejas negras, es de responsabilidad de cada uno ver si aceptamos publicidad, para donde va nuestro blog con el tema del dinero, revisar los enlaces que nos ofrecen, etc, no hay que estar aislado, pero tampoco dar un poco de nuestro espacio para cualquier burrada que nos ofrescan.

    Saludos

    ResponderEliminar

Todo comentario que no tenga relación con el post o sobrepase los límites de la libre expresión, será moderado y no saldrá publicado.

Back
to top